noviembre 19, 2013

una vez más...

 
 


Se abisma en mi garganta

la palabra que nunca nos dijimos…

mientras el eco de la nostalgia

tirita de frío con las primeras

nieves del invierno.

 

 El ayer, por los pasillos

de la memoria, se viste de escarcha

y , una vez más, vuelven a mentirme

los pájaros azules de la noche.

 


copyright C.Lucía ©

15 comentarios:

  1. El ayer, por los pasillos de la memoria, se viste de escarcha..., pero tan sólo el recuerdo de la alborada los transformará en briznas de rocío de ágata. Cuando el paso se sienta al frente de la nostalgia, las voces que nos recorren nos tildan los recuerdos de ámbar y pájaros, que se mueven y mueven sin parar, hasta llegar al encuentro de nuestras nostalgias. Bello poema querida poetisa. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mil gracias, Carver, por el regalo de tus palabras.

      Un beso grande, amigo.

      Eliminar
  2. Tus poemas son tiernos, sensibles, delicados...
    Llegar a tu lugar es sentirse a gusto y en casa porque tus letras reflejan, ¡tantas veces!, mis propias vivencias!
    Gracias por tanto, amiga mía.
    Cariños varios a repartir!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Será, mi querida Juglar, que esas vivencias, muchas veces, son casi casi universales:)
      Gracias a ti, amiga mía.
      Cariños varios y muy grandes!!

      Eliminar
  3. Precioso Lucía, de los mejores poemas tuyos que he leído, tiene sentimiento, el peso de los recuerdos, un dleicado halo de resignada nostalgia y unas imágenes que acarician y a la vez se clavan en el alma.

    Mis felicitaciones y besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Narci, por esa felicitación, es un honor si viene de ti y por gustarte.

      Besos enormes, mi niña.

      Eliminar
  4. Ay, esos pájaros...

    Precioso. Me ha encantado. Te felicito

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias a ti, Trini, poeta.

      Besos grandes,

      Eliminar
  5. ¡Qué bueno tenerte otra vez! ¡Qué bueno tener tu palabra y poder disfrutar de ella! Sublime es siempre la palabra cuando sublime es el sentimiento, como es tu caso. Sublime lo es todo cuando es expresión de tan bello sentir...

    ¡Qué bueno tenerte cerca! ¡Qué genersoidad con la que te acercas! ¡Y cuánto agradecimiento siento, mi querida Lucía! También en eso destacas, aunque estoy convencido de que es uno de los rasgos de tu naturaleza, indisolublemnente unido al resto...

    ¡Que belleza la de tu sentir! ¡Qué belleza la de tu poema! ¡Y qué poquito te muestras! Siempre se nota tu ausencia...

    Abrazos, besos y un cariño especial para tí.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Compartimos, querido Emilio, ese agradecimiento, sabes que tu amistad me es muy valiosa y muy querida, que me siento agradecida a la vida por tenerte entre esas personas especiales que conforman mi corazón.
      Un gran abrazo y todo mi cariño, amigo.

      Eliminar
  6. Melancólico y bellísimo poema el que nos regalas en esta entrada, querida lucía.¿ Adónde irán las palabras qué quisimos decir y nunca dijimos?

    Me encantó y, sobre todo, la última estrofa. Enhorabuena, amiga poeta. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé donde iran, María, quiza al abismo del corazón, si es que existe.

      Gracias, amiga. Un abrazo enorme.

      Eliminar
  7. ¡Qué hermosas son tus palabras, Lucía!
    Es un don que tienes el expresarte así.

    Pero más hermoso aún, es la sensación que dejas en cada lector, al menos hablo por mi. Porque es muy sutil tu manera de expresar el sentimiento, suave, sublime...

    ¿Eres consciente de que tus letras llegan allá donde el resto de letras no pueden llegar?

    Un abrazo fuerte.
    Y muchos besos, amiga. Con todo mi cariño.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues..., mi querida Neli, la verdad es que nunca me he parado a pensar nada así y por tanto no soy consciente de nada...jejeje, bueno, soy consciente de las palabras de cariño de una amiga;-)
      ¡ Gracias, mi niña bonita!

      Muchos besos de algodón que vuelan a ti.

      Eliminar
  8. ¡Qué decirte, Lucía! Si hiciera recuento de los eleogios que he pronunciado, eso te diría. La vida como mar de fondo que nos guía sin ser conscientes, muchas veces, adonde vamos.Poesía del sentimiento arraigado y profudno que da consistencia a nuestro ser que es. Cante hondo o cante jondo de la existencia.

    ¿Y que decir de las palabras que se quedaron al borde de los labios? Que siempre deben decirse, aunque sepamos que no llegarán al corazón ajeno. Mejor que se pierdan en el camino a que languidezcan en nuestro interior. La sinceridad, por muchos inconvenientes que pueda tener, siempre posee un poderoso efecto benéfico, sanador y revitalizador.

    Gracias por tu visita y por tus palabras. Y muchas gracias por tus buenos deseos. A final de semana paso por el "curandero" (realmente curandera) para desvelar como evoluciona esa sombra maligna. Lo que la vida quiera...

    Muchas gracias, una vez más, y muchísimo cariño para ti. Mis mejores deseos siempre.

    ResponderEliminar