marzo 30, 2014

soledad...

 


Camino con la sombra de la soledad

cosida a mi costado por calles desiertas

con nombre de tango.

 

A veces – compasiva –  gira y gira a mi alrededor

y  me recita al oído aquel poema que escribiste para mi

 con la tinta indestructible de tus manos.

 

A veces – misericorde – sube hasta mi boca

y  me da a beber del eco de tu voz, del miel de tu mirada.

Dulce  elixir que me abrasa y me llena los labios de añoranza

 

A veces – silenciosa – dirige sus pasos y los míos

a un rincón del Café de Rick y allí

llora junto a mí cuando suena la melodía

que nunca escucharemos juntos.
 

copyright C.Lucía ©

30 comentarios:

  1. Buelves con fuerza Lucía. Está lleno de melancolía este poema. Es muy bonito. Bienvenida guapa.
    Besicos muchos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bienhallada, mi dulce Nani. Gracias siempre, amiga.

      Muchos besicos.-)

      Eliminar
  2. Precioso poema, son inspiradores tus poemas, casi podría seguir su estela entre versos imaginados.
    Besos. :-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La estela a seguir son tus versos, tu poesía querido amigo :-)
      Besos grandesss!

      Eliminar
  3. ¡Y cuántas veces la soledad hace de su compañía nuestra sombra! Tus versos están cuajados de belleza... La belleza del sentir... La belleza del decir... Y aún siendo admirables las dos, yo me quedo con la primera, Lucía, pues define la luminosidad de tu ser, siendo siempre la segunda deudora de la primera, sin la cual no puede existir.

    Un placer visitarte. Un verdadero placer volverte a leer. Las ausencias, tengan razón o no, solo son paréntesis que no alejan. Al contrario, acercan más aún.

    Todo mi cariño y un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡ Tantas veces, mi querido Emilio, es nuestra compañera esa sombra...!

      Llevas toda la razón, las ausencias nunca son ausencias si el corazón vive en un continuo presente. Los amigos, los de verdad, siempre son presente.

      Un abrazo grande y mi cariño,siempre, amigo mío.

      Eliminar
  4. Un poema bellisimo, con la sensibilidad de los grandes, de los que piensan e interiorizan lo que la vida, en cada momento les da, lo que su alma intuye.
    Gracias por plasmar en tu poema la grandeza de tu alma.
    Miles de besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti, Candi,por tus hermosas palabras y por ser una de la lucecitas que acompañan es alma a la que te refieres y que sin vosotros, mis queridos amigos, no brillaría...

      Montones de besos de esos míos...de algodón...:-) Te quiero. amiga.

      Eliminar
  5. Hola, acabo de iniciar el proyecto 365: escribir un relato por cada día del año. He visto tu blog navegando por internet. Si quieres seguirme, mi blog es: http://pepitas-de-oro.blogspot.com.es

    ResponderEliminar
  6. Hola Rubén, me paso en cuanto pueda y nucha suerte con ese proyecto.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  7. La sensibilidad está cosida a tu costado. De ella se desprenden los sentimientos que en palabras nos traduce y tanto emocionan.
    Arrancan un gemido, un suspiro, un halo de melancolía y un olé por tu arte, Lucía.
    Me has emocionado.

    Muchos besos para ti, en este vuelo express.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esa sensibilidad de la que hablas, amiga, también va cosida a tu costado y en mayor medida:-)

      Gracias por esa emoción. Besos grandes de corazón a corazón, Neli.

      Eliminar
  8. No siempre la soledad es buena compañera, sobre todo cuando viene cargada de nostalgias y despertando anhelos que estaban dormidos.

    Precioso poema.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, Narci. la soledad que no se busca no es buena compañera, no.
      Gracias, amiga. Besos.

      Eliminar
  9. Sabemos de soledades, ¡ya lo creo! y también de cuánto crecemos en su compañía.
    Leo tus versos y podrían ser los míos.
    (A veces siento la certeza de hilos que nos unen a través de las huellas)
    Cariños varios a montones.
    (No estás tan sola)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quiza, querida Juglar, mis versos pueden ser tuyos porque a veces existen hilos invisibles entre los corazones...

      Cariños varios, amiga.

      Eliminar
  10. Cuando la soledad no es elegida... duele tanto...

    :*

    ResponderEliminar
  11. Esa soledad extraña que a la vez es compañía. Esa dulce y aún así dolorosa nostalgia.

    Besos

    ResponderEliminar
  12. Versos intimistas cargados de silencios que arrullan y nos recuerdan que vamos dejando huellas, pasos que abrazan y nos recuerdan un camino ya recorrido. Un gusto leerte. un abrazo fuerte.

    ResponderEliminar
  13. Muy hermoso, lo he vuelto a releer¡
    Besos Lucía, Feliz semana¡

    ResponderEliminar
  14. Exquisitamente bello, amiga mía. Un abrazo. María

    ResponderEliminar
  15. El problema sea quizás que el café de Rick era un lugar ficticio... y el final también se diluya en la niebla de un aeropuerto...


    Bss

    ResponderEliminar
  16. Menos mal que es sólo " a veces" ...

    Un abrazo inmenso como el mar.

    ResponderEliminar
  17. Pense que habias vuelto a escribir Lucia....

    ResponderEliminar